Rinoplastia, cosas que debes evitar después de la cirugía

Si se ha realizado una cirugía de Rinoplastia, todo lo que haga o no a su nariz, puede afectar sus resultados, tanto así como lo que diría a su cirujano acerca de lo que le agradaría cambiar de su nariz original. Para lograr un feliz resultado en esta intervención, Las Condes recomienda que evite lo siguiente, al menos por varias semanas posteriores a la rinoplastia.

Exposición Innecesaria al Sol

Aunque los hematomas se resuelven en algunos días, es aconsejable evitar la radiación solar durante el primer mes, ya que algún resto de hematoma podría tatuarse en la piel, dejándole una marca antiestética que sea difícil de eliminar. Asimismo, el calor solar retrasa la resolución del edema de la piel. De tener que exponerse al sol por alguna razón particular, se aconseja el uso de cremas con pantalla total y usar gorro con visera.

Nadar

Después de una rinoplastia, no es conveniente nadar o salpicar en la piscina hasta recibir el visto bueno de su cirujano, por lo general un par de meses como mínimo de tiempo, posterior a la operación. Si bien la natación es un saludable deporte, el contacto con el agua clorada o salada expone el proceso curativo de su nariz, produciendo irritaciones en las incisiones o en los pasajes nasales delicados. Del mismo modo, la natación ejercería presión sobre la nariz operada, afectando los resultados de su cirugía.

La Flexión, la elevación y el estiramiento

Es recomendable por lo general, después de su cirugía, mantener la cabeza elevada, en posición vertical, lo que será de mucha ayuda para drenar la sangre y el líquido, para reducir la hinchazón y minimizar lo más posible los moretones. En el momento que Usted incline la cabeza hacia delante, el flujo sanguíneo se extiende por la cabeza, el rostro y el área nasal, haciendo que se potencie la hinchazón y se vea mucho peor. Para evitar esto durante el proceso de recuperación, es necesario tener a fácil alcance de sus manos cualquier cosa que necesite, ya sea en una mesa o en un estante. Si es necesario recoger algo del piso o de un estante de bajo nivel, doble las rodillas y descienda lentamente para sujetar el objeto, manteniendo siempre la cabeza erguida.

El levantamiento de artículos, objetos pesados, niños pequeños o cajas de libros, también debe evitarse durante las primeras semanas que siguen a la cirugía. Al momento de levantar pesos, aumentará su presión arterial y esto traerá como consecuencia el incremento de riesgo de sangrado. Es necesario que cuente con una persona cercana a su confianza con la que pueda contar para esas faenas, durante el primer mes posterior a la cirugía.

Si usa el Piercing de nariz

Aunque los piercings son actualmente una moda en la nariz, siguiendo un código de vestimenta en parte de la sociedad, por recomendación de su cirujano, usted tendrá que evitar su uso o cualquier perforación en su nariz durante los siguientes tres meses de realizada la rinoplastia, y tendrá que prestar la adecuada atención para lograr una recuperación completa.

En la mayor parte de las tiendas de piercing podrá pedir la información necesaria detallada o solicitar sugerencias recomendables para el cuidado piercing. Pero ante todo, asegúrese de consultar ampliamente con su cirujano plástico acerca del asunto.

En caso de fumadores

El cirujano, unas semanas antes de la operación, le indicará dejar el cigarrillo, de ser el caso que fume. Asimismo, le recomendará que lo evite las semanas siguientes a la rinoplastia, de no querer abandonar el hábito definitivamente. Al fumar, la nicotina encogerá los vasos sanguíneos, reduciendo su flujo de circulación. Durante el proceso de recuperación, posterior a la cirugía, el flujo sanguíneo constante es lo que más necesita su nariz. Cortarlo significaría hacer más visibles sus cicatrices después o el proceso de curación será interrumpida de otra manera.

El uso de gafas y vestir ciertos estilos de la camisa

Bebe tratar su nariz con mucha delicadeza (como un huevo frágil) durante el período de recuperación. Esto significa que no debe descansar objetos pesados sobre ella, y tener cuidado de no golpearlo accidentalmente durante esas primeras semanas. No es recomendable el uso de anteojos durante el período de recuperación inicial ya que puede ser perjudicial para la nariz. Usted cuenta con algunas opciones cuando se trata de corregir su visión en las semanas que siguen a la cirugía. De ser posible, cámbielos por lentes de contacto. De no ser posible, intente acomodar sus anteojos justo por encima de su nariz, para que evite hacer presión en el puente.

Tirar de camisetas y suéteres sobre su cabeza, mientras su nariz está sanando, le puede afectar negativamente, ya que estas prendas pueden empujar la nariz o accidentalmente golpearla. Para evitar cualquier riesgo, cambie por camisas de abotonar o que tienen frentes de cremallera, al menos durante el primer mes o un poco más.

Sonarse la nariz

Es algo normal sentirse algo de congestión nasal, después de una rinoplastia. Terminada la cirugía, los pasajes nasales estarán un poco frágiles: estos intentarán resistir el impulso de volar la nariz durante ese tiempo. Soplar la nariz con cualquier fuerza puede hacer sangrar, especialmente durante la primera semana después de la cirugía. Usted también querrá resistir el impulso de oler a través de su nariz durante las primeras semanas que sigan de su rinoplastia.

La mayoría de cirujanos aconseja evitar el estornudar durante, al menos, la primera semana posterior de la cirugía. Al sentir que se producirá un estornudo, recomendamos pruebe a abrir la boca, para reducir el esfuerzo en la nariz. Hacer frente a los estornudos y a sensaciones de congestión nasal, puede ser un reto para usted, después de su cirugía. Pero recuerde lo más importante, cualquier molestia será solo temporal.

En el caso de tener alguna otra inquietud respecto al tema, comunícate con nosotros y déjanos tu mensaje a través de nuestro sitio web: www.lascondesperu.com.

Related posts